Cambiando hábitos

 

Yo era de las que estaba tranquila sabiendo que reciclaba los envases de plástico. Pero ya no. Viendo la realidad del problema, con nuestros océanos llenos de envases de todo lo que consumimos en nuestro día a día, decidí que yo quería intentar minimizar mi impacto.

Con ello, he empezado a concienciarme e intentar eliminar los plásticos de mi día a día. Estos son mis 5 cambios de los últimos meses:

  1. Más tela, menos plástico: llevar una bolsa de tela siempre en el bolso nos puede ayudar a cambiar el hábito de llevarnos bolsas de plástico cada vez que compramos algo. Yo además he incorporado estas de rejilla para las frutas y verduras del super. Para evitar así llevarme también las transparentes que ofrecen.simple&sano
  2. Utilizar cepillos de dientes de bambú: cuando leí que la mayor parte de los cepillos de dientes de plástico son difíciles de reciclar y, por lo tanto, nunca llegan a reciclarse y acaban como residuos en nuestros mares, decidí cambiarlos por estos de bambú. A diferencia de los de plástico, si no se reciclan y acaban en la naturaleza, se biodegradarán y en pocos años no quedará rastro de ellos.simple&sano
  3. Cambiar los bastoncillos de plástico por los de algodón: desde que encontré estos bastoncillos en Mercadona, no he vuelto a comprar de plástico. Son 100% algodón, así evitan tener parte de plástico. Hay cambios que son más costosos, pero si los supermercados nos dan la opción fácil, no hay excusa!
  4. Sin pajita, gracias. Usamos las pajitas de plástico una única vez y suele ser fuera de casa, así que nunca aseguramos que acaben reciclándose. Casi nunca son indispensables para tomarse la bebida, así que evitarlas es solo cuestión de pedir que nos sirvan la bebida sin ellas. Como con todo, existen también alternativas más sostenibles como las pajitas de metal o de bambú.
  5. Envases de cristal: ir al super con las ideas claras es fundamental. Intentar comprar un bote de aceitunas o tomate de plástico o de cristal, es únicamente cuestión de fijarse. Los envases de plástico van directamente a la basura y los tarros de cristal pueden reutilizarse para almacenar otros alimentos en casa. batido de fresas y avena - simplesano-comA mi me gusta usarlos también para los batidos 🙂

Los pequeños gestos, si los aplicamos todos los días, pueden hacerse grandes.

Ma.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s